miércoles, 14 de octubre de 2009

¡Momentos y más momentos!

En fin… estas palabras sólo tienen el propósito de hacerte sonreír otra vez. Como la última que escribí para ti, aunque compartieras texto con varias personas más.

No debería estar haciendo esto ahora porque tengo cosas que hacer que me corren más prisa, pero aquí va el pequeño texto que me he prometido escribirte hoy.

He pasado unos minutos reflexionando sobre qué debía decirte, y, tía, no se me ha ocurrido nada concreto. Me gustaría agradecerte todos esos momentos absurdos que tenemos, sin ir más lejos hoy hemos tenido unos cuantos, véase el ejemplo:

- Nena quiere lápiz…

- Emm… vale, toma el… Cariño, ¿sabes que has estado fregando el suelo (1) con mi bolso? *Risas* *Miradas en el espejo* Pero no importa, yo te sigo queriendo más o menos igual…

O esa tontería que nos ha dado ahora por hacer, eso de ronronear como gatetes al darnos un abrazo, ¿pero qué es esto? ¿A dónde vamos a llegar? Espero que lo próximo no sea imitar vacas o caballos, que demasiada fauna tenemos ya en nuestra Universidad.

Y además de esos, están los momentos en los que me soportas con mis decaídas momentáneas que luego se me pasan, muchas veces gracias a ti, otras simplemente porque mi carácter es como la montaña rusa para niños de la Warner Bros Park.

Pues eso, que hoy te veo un pelín crispada por unas cosas y por otras, y yo también estoy un poco irritable ahora que me han recordado que tenemos que buscar no se qué sobre los scrapbooks…

Pero vamos, que lo que quería decirte era que te ailoviu very much, y que me siento inmensamente treceañera por escribir estas cosas. Así que retiro eso, tú ya sabes que te quiero sin necesidad de que te lo diga ;)

Lo que sí te digo es que tenemos pendiente una sesión, que me quiero poner mi falda o en su defecto un Bestidito muy chili, y que te dejo que me lleves a la Casa de Campo, al cementerio de Carabanchel o al de Murcia si hace falta, con tal de ser una especie de hadita gótica retratada por ti.

Nada más, chica que sonríe al ver una niña de inmensos ojos azules, esta es mi entrada dedicada a ti, y te la escribo en mi blog alegre que para algo pretendo subirte el ánimo.

liz y yo dibujos

(1) No hablamos de un suelo cualquiera, hablamos del suelo del baño del Media Mark!!!

1 comentario:

.·Neko·. dijo...

Ains mi pequeña. Sí, mi pequeña, porque aunque tienes ese gran complejo de madraza siempre tengo la sensación y la necesidad de cuidar de tí. De ponerte a salvo. Hoy parecías un hada. Lo sabes no?. Estabas preciosa con tus pantalones vaqueros y con tu jersey negro. Parecías una de esas deidades que con cualquier cosa son preciosas y desprenden magia. y hablando de magia, te he dicho alguna vez que la magia es eso que provocas cuando giras los labios en una media circunvalación ascendente que hace que los demás nos sintamos tranquilos, cómodos y que, por un momento, para el mundo, el reloj y el dolor? Sobra decir que eres única, que, incluso sin saberlo, siempre me salvas y, desde luego, que te quiero en mi vida durante una eternidad ¿Te parece bien? si... que lo se yo... que aunk soy insoportable tu me quieres... ya está, ¿lo ves? sé que has vuelto a sonreir... y lo sé porque incluso antes de que te haya dado tiempo a leerlo (es decir, mientras lo escribo) me he podido imaginar tu carita y el mundo ha sido menos gris.. más humano... mas MUNDO!.